Parròquia Sant Vicent Màrtir de Benimàmet


Homilía XI del TO-B

Sembradores preocupados y desanimados

VER:

En los Consejos Pastorales y en las Asambleas Parroquiales, continuamente sale la preocupación que hay por la cantidad de niños, jóvenes y adultos que durante un tiempo han participado en los Equipos de Vida y otros grupos, en las reuniones de formación, catequesis, Eucaristías, oraciones, retiros… pero que no se han integrado en la comunidad parroquial sino que, en un momento dado, dejaron de venir, sin más. Y comentábamos que esta situación nos produce preocupación y, sobre todo, desánimo, porque no sabemos qué más podemos hacer y, encima, lo que hacemos no parece ser lo adecuado, a la vista de la realidad. Como dijo el Papa Francisco: “los frutos son reducidos y los cambios son lentos, y uno tiene la tentación de cansarse” (EG 277). Y “la misma dificultad para abordar el problema hace que todo siga igual y que se siga gestionando simplemente con dignidad aquello que existe”. (Instrumentum laboris Sínodo Valenciano “Una Iglesia evangelizada y evangelizadora”). Sigue leyendo


Sagrado Corazón de Jesús

¡Hundámonos en el Corazón desbordante de amor de Jesús!

El tercer viernes después de Pentecostés, la Iglesia católica celebra el Sagrado Corazón de Jesús. De manera más general, el mes de junio está asociado al Corazón de Jesús. Es, pues, una hermosa ocasión de acercarnos a ese corazón desbordante de amor por cada uno de nosotros, ese corazón que late solo por nosotros, ese corazón infinitamente misericordioso.

Esta Solemnidad, instituida tras las peticiones de Cristo a Santa María-Margarita Alacoque durante sus apariciones en Paray-le-Monial, puede invitarnos a entrar más profundamente en el misterio del Sagrado Corazón de Jesús.

«Este corazón que tanto amó a los hombres», ¿por qué nos resulta tan precioso? Las letanías del Sagrado Corazón de Jesús nos dan ¡nada más y nada menos que 32 razones para adorarlo! He aquí algunas:

– «herido a causa de nuestros pecados», «traspasado por la lanza» -así como Dios nos cuida -nosotros también podemos cuidar sus heridas. Dirijámosle una hermosa oración de reparación para tomar conciencia de la manera en que podemos, en nuestra vida y todos los días, aliviarlo.

– «santuario de la justicia y el amor», «paciente y muy misericordioso», es la concretización de los deseos de nuestros corazones. Podemos aprovechar este mes de junio para ofrecerle un acto de consagración y comprometernos a amarlo y servirlo con todo nuestro ser.

«Casa de Dios y puerta del Cielo», «fuente de vida y de santidad» …

El salmista dice: «Una cosa pido al Señor, la única que busco: habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para honrar al Señor en su belleza y vincularme a su templo» (Salmo 26; 4). ¡Sí, en el corazón del Hijo, encontramos la casa del Padre! ¡Ahí es donde queremos vivir, todos los días de nuestra vida! Podemos pedírselo al Señor durante una novena al Sagrado Corazón.

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


XVII Asamblea Parroquial

XVII ASAMBLEA FIN DE CICLO PASTORAL

Proyecto Pastoral 2020-2021

“La Parroquia es c@sa de tod@s, en sinodalidad:

caminando unidos” 

 

 

 


Homilía Corpus Christi-B

Se ha hecho sangre

VER:

Es muy común, cuando somos pequeños, que, si nos caemos un porrazo o nos hacemos daño de cualquier modo, la madre o el padre nos pregunten: “¿Te has hecho sangre?” Y, si no es así, nos dicen: “No pasa nada”. Parece que la gravedad de un golpe o porrazo es menor si no nos hemos hecho sangre. Y esto ocurre también en otras circunstancias: cuando en un delito no hay “derramamiento de sangre”, se considera de menor gravedad. Y es que desde muy antiguo la sangre se ha identificado con la vida, y se ha utilizado para expresar emociones fuertes: “Por ti daría hasta la última gota de mi sangre”, “Esto me hace hervir la sangre”… Sigue leyendo


Orar antes de acostarse

3 maneras de terminar bien su día con el Señor

Nuestro ritmo de vida, las preocupaciones cotidianas, las angustias que podemos sentir frente a un mundo sacudido por las crisis… ¡nada de eso nos ayuda a dormir bien! Puede que nos cueste conciliar el sueño, que padezcamos insomnio e incluso que temamos ese momento en que se supone que nos dejamos ir en brazos de Morfeo.

Un tiempo de oración por la noche, porque permite descargar nuestras preocupaciones ante el Señor, tomar un poco de altura, quitarnos las máscaras, dejarnos arrullar con dulzura por Nuestro Padre, es una clave para encontrar un sueño tranquilo y reparador.

«Me acuesto y enseguida me duermo en paz, pues solo Tú, Eterno, me das la seguridad en mi hogar.» (Salmo 4; 9)

He aquí tres propuestas para un tiempo de oración por la noche:

Releer nuestro día para dormirnos agradecidos y ligeros. La poetisa Marie-Noel cuenta en sus escritos cómo en lugar de buscar cada noche la lista de sus pecados y faltas, hacía la lista de sus «deudas»: «Repaso en mi corazón todo lo que he recibido de los demás durante el día.» Recordar lo bonito… cada sonrisa, favor recibido, aprendizaje, momento de complicidad vivido durante el día y dar gracias a Dios por esas personas con las que nos hemos encontrado y esas experiencias que hemos vivido. ¡Qué hermosa manera de dormirse en el agradecimiento!

Disfrutar de un momento para tomar fuerzas practicando la meditación cristiana o la lectura de la Palabra de Dios. La meditación cristiana, ya se apoye en la Biblia (como la lectio divina) o en una oración silenciosa (como nos lo enseña Santa Teresa de Jesús) ofrece la oportunidad de una conversación de corazón a corazón con el Señor. ¡Es para dormirse con el sentimiento de ser precioso y amado, como un niño en brazos de sus padres!

Entrar en una comunión de oración para sentir que pertenecemos al cuerpo de Cristo. Por supuesto, podemos, para esto, rezar en familia, pero también unirnos a millones de cristianos en todo el mundo orando las vísperas, la oración de la noche en la liturgia de las horas. Una hermosa manera de deslizarnos hacia el sueño, tranquilos y llevados por un fuerte sentimiento de comunidad fraterna.

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


Santísima Trinidad-B

Composición interna

VER:

Cuando nos tomamos un medicamento, incluso los de uso más común, raramente nos detenemos a leer la composición de ese medicamento; y, aunque lo hagamos, a menudo encontramos nombres que no entendemos. Simplemente decimos que “me he tomado un paracetamol, un ibuprofeno, una aspirina…” Sin embargo, ese medicamento que se nos muestra como un comprimido tiene una composición de varios elementos que, unidos, hacen que sea beneficioso para nuestra salud. Sigue leyendo


5 caminos de oración

5 caminos de oración para ir al encuentro de Dios

Rezar es entrar en relación con Dios. Existen muchas maneras de rezar: recitando una oración, meditando la Palabra de Dios, conversando libremente con el Señor o simplemente dejándose amar por él. He aquí 5 hermosas maneras de entrar en el misterio de la presencia de Dios. ¡Pruébalas todas!

– La oración de recogimiento. Se trata de una oración personal silenciosa que exige hacerse totalmente presente a Dios, haciendo callar todos nuestros pensamientos. Podemos entonces acoger la presencia del Señor en nosotros. Para Santa Teresa de Ávila, que desarrolló esta práctica en sus Carmelos, Dios hace su morada en cada hombre. La oración se convierte en un viaje interior. «Acalla en mí lo que no eres tú, lo que no es tu presencia toda pura, toda solitaria, toda apacible.» decía San Juan de la Cruz. Sigue leyendo