Parròquia Sant Vicent Màrtir de Benimàmet


Ha fallecido D. Bernardo Barchín Moreno

Ha fallecido D. Bernardo Barchín Moreno, hoy a los 66 años de edad,  párroco del Ave María y San José de Benimámet y capellán de las Operarias del Divino Maestro (Avemarianas).

Nació en Villarrobledo (Albacete) en 1954, y recibió la ordenación sacerdotal en Valencia en 1980, año en que fue nombrado encargado de la parroquia Santa Catalina Virgen y Mártir y Santa Ana en Domeño, hasta 1991 cuando fue nombrado también su párroco hasta 2001.

Igualmente, tras su ordenación, en 1980, fue designado vicario parroquial de los Santos Reyes de Benisanó, en donde fue también ejerció de párroco de 1982 a 2001.

En 1993, Bernardo Barchín ingresó como miembro en el Consejo Presbiteral hasta 1998 y también fue arcipreste desde 1997 a 2001, en “San Miguel Arcágel” y, de 2003 a 2006, de “Mare de Déu del Pòpul – Torrent”.

Asimismo, fue miembro del Consejo Diocesano de Pastoral, durante 2000 y 2001, cuando fue nombrado párroco de San José de Torrent, hasta 2014, año en que pasó a ser párroco del Ave María y San José de Benimámet Valencia y capellán de las Operarias del Divino Maestro de Benimámet. La Misa Exequial será mañana a alas 10:30h. en la Parroquia de Santos Juanes de Puçol y será enterrado en el Cementerio Parroquial. de Puçol.


Homilía I Adviento-B

Ojalá… 

VER:

En la lengua española tenemos una palabra que expresa un vivo deseo de que suceda algo: “Ojalá”. La utilizamos en múltiples circunstancias, tanto personales como sociales: “Ojalá llegue a tiempo, ojalá apruebe la oposición, ojalá acabe pronto, ojalá me toque la lotería, ojalá…” Y en las actuales circunstancias provocadas por la pandemia, hay otros “ojalá” que añadir a la lista: “Ojalá acabe esto, ojalá la vacuna salga pronto, ojalá la economía mejore, ojalá la gente sea más responsable…” Lo que pasa es que, al menos en lo que se refiere a los grandes problemas, decimos “ojalá” sin mucho convencimiento, porque en el fondo no esperamos que se cumpla ese deseo: lo que vivimos cada día, lo que escuchamos o leemos en las noticias… no mueve precisamente a la esperanza. Estamos comprobando cómo los medios e iniciativas humanas, aun siendo positivos, resultan insuficientes. La pandemia nos ha hecho recordar una realidad que habitualmente no tenemos en cuenta: que, a pesar de todos nuestros avances y logros, somos criaturas, somos seres limitados. Sigue leyendo


Homilía Jesucristo, Rey del Universo-A

Inconscientes o conscientes

VER:

Es muy probable que hayamos tenido la experiencia de que alguien nos haya dicho algo similar a esto: “Tú no te acordarás, pero hace años me dijiste una cosa que me hizo mucho bien, y no se me ha olvidado”. Seguro que todos recordamos alguna palabra o gesto que alguien tuvo con nosotros y que supuso una gran ayuda, y por mucho tiempo que pase no lo olvidamos y lo seguimos recordando con agradecimiento. Pero también se da el caso contrario; alguien nos puede decir algo similar a esto: “Tú no te acordarás, pero hace años me dijiste una cosa que me hizo mucho daño, y no se me ha olvidado”. Y seguro que todos recordamos también alguna palabra o gesto que alguien tuvo con nosotros y que nos afectó negativamente, y por mucho tiempo que pase no lo olvidamos y lo seguimos recordando con dolor y acritud. Porque aunque no seamos conscientes de ello, nuestras palabras y actos tienen una trascendencia mucho mayor de lo que imaginamos. Sigue leyendo


Retiro

El jueves 19, tendremos, después de la Eucaristía, el RETIRO: Lo mismo que necesitamos ejercitarnos tanto intelectual como físicamente, y lo vemos normal y lógico, lo debemos de hacer espiritualmente. El tiempo para hacer Ejercicios Espirituales es mucho más prolongado, y muchas veces creemos que no tenemos tiempo. Por eso para facilitar las cosas, una vez al mes, en la Comunidad Parroquial, desde hace ya 8 años los venimos haciendo. En este Ciclo Pastoral continuaremos centrándonos en los encuentros con el Señor. Este jueves meditaremos “Los discípulos de Juan Bautista: ¿Tenemos que esperar a otro?”. No dejes de ejercitarte espiritualmente, lo necesitas. El Señor te espera.

Descargar RETIRO


Homilía XXXIII del TO-A

Tiende la mano al pobre

VER:

Un sentimiento muy común, ante los graves problemas de todo tipo que aquejan a la humanidad, es el sentimiento de impotencia. Son tantas las necesidades, tantos los dramas, tantas las cosas que no están bien, que nos vemos incapaces de hacer algo, ni siquiera encontrar un cauce de solución. Y aun en el caso de intentar hacer algo, es a costa de mucho esfuerzo personal y material, sin que realmente se perciban mejoras. Se tiene la impresión de que todos los esfuerzos se estrellan contra un muro inamovible, y ante ese sentimiento de impotencia, la reacción suele ser centrarse uno en sus propios asuntos y no querer plantearse otros temas, a no ser que nos afecten directamente.

JUZGAR:

Uno de esos grandes problemas es el de los pobres. Hoy celebramos la Jornada Mundial de los Pobres, instituida por el Papa Francisco para que en todo el mundo las comunidades cristianas se conviertan cada vez más y mejor en signo concreto del amor de Cristo por los últimos y los más necesitados. En esta cuarta edición, el lema de esta Jornada es: “Tiende la mano al pobre”.

Como indica el Papa al comienzo de su Mensaje, “la pobreza siempre asume rostros diferentes, que requieren una atención especial en cada situación particular; en cada una de ellas podemos encontrar a Jesús, el Señor, que nos reveló estar presente en sus hermanos más débiles” (cf. Mt 25,40). Por eso, “`Tiende la mano al pobre´ es una invitación a la responsabilidad y un compromiso. La libertad que nos ha sido dada con la muerte y la resurrección de Jesucristo es para cada uno de nosotros una responsabilidad para ponernos al servicio de los demás, especialmente de los más débiles. No se trata de una exhortación opcional, sino que condiciona la autenticidad de la fe que profesamos”. (8)

Estamos celebrando la Eucaristía, fuente y cima de la vida cristiana, y el Papa nos recuerda que “La oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren son inseparables. Para celebrar un culto que sea agradable al Señor, es necesario reconocer que toda persona, incluso la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios”. (2) Y la 1ª lectura, por medio de la mujer hacendosa, nos ha invitado a hacer como ella, que abre sus manos al necesitado y extiende el brazo al pobre. Si nos tomamos en serio la fe cristiana, “el encuentro con una persona en condición de pobreza siempre nos provoca e interroga. ¿Cómo podemos ayudar a eliminar o al menos aliviar su marginación y sufrimiento? ¿Cómo podemos ayudarla en su pobreza espiritual?”. (4)

Y es verdad que a menudo nos ocurre lo que hemos dicho: nos sentimos impotentes para actuar, por eso el Papa nos dice: “Las malas noticias son tan abundantes en las páginas de los periódicos, en los sitios de internet y en las pantallas de televisión, que nos convencen que el mal reina soberano. No es así. Es verdad que está siempre presente la maldad y la violencia, el abuso y la corrupción, pero la vida está entretejida de actos de respeto y generosidad que no sólo compensan el mal, sino que nos empujan a ir más allá y a estar llenos de esperanza”. (5)

Por eso este domingo, en esta Jornada Mundial de los Pobres, el Señor nos ha ofrecido en el Evangelio la parábola de los talentos, recordándonos que todos tenemos algún talento: “Tender la mano hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida”. (5) Todos podemos aportar algo, todos podemos “tender la mano al pobre”. No nos es lícito “enterrar nuestro talento”, quedándonos sin hacer nada: “La comunidad cristiana está llamada a involucrarse en esta experiencia de compartir, con la conciencia de que no le está permitido delegarla a otros. No podemos sentirnos “bien” cuando un miembro de la familia humana es dejado al margen y se convierte en una sombra. El grito silencioso de tantos pobres debe encontrar al pueblo de Dios en primera línea, siempre y en todas partes”. (4)

ACTUAR:

¿Sufro de ese sentimiento de impotencia ante los problemas que nos aquejan? ¿Qué significa para mí esta Jornada Mundial de los Pobres? ¿Cómo “tiendo la mano al pobre”, cómo “negocio” con mi talento? ¿Lo veo como algo opcional, o me siento directamente cuestionado?

Lamentablemente no está en nuestra mano solucionar los graves y complejos problemas que aquejan a la humanidad. Pero sí que podemos, todos, “tender la mano al pobre”: “¡Cuántas manos tendidas se ven cada día! Lamentablemente, sucede cada vez más a menudo que la prisa nos arrastra hasta el punto de que ya no se sabe más reconocer todo el bien que cotidianamente se realiza en el silencio y con gran generosidad”. (5)

Pidamos al Señor que sepamos “negociar” con nuestro talento personal para “tender la mano al pobre” en lo sencillo y cotidiano, porque “la finalidad de cada una de nuestras acciones no puede ser otra que el amor. Éste es el objetivo hacia el que nos dirigimos y nada debe distraernos de él. Este amor es compartir, es dedicación y servicio” (10). Y así, cuando lleguemos a su presencia, el Señor pueda decirnos, como en la parábola: Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor. Como has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor.

Descargar homilía

Descargar Estudio de Evangelio


Homilía XXXII del TO-A

Educar en la responsabilidad

VER:

Cuando entré al Seminario, todos disponíamos de llaves de la puerta y por tanto teníamos la posibilidad de entrar y salir a cualquier hora. Alguna persona se sorprendió de ello, diciéndome que eso daría pie a que alguno “se escapase”; yo le respondí lo que a nosotros nos dijo el Rector al iniciar el tiempo de Seminario: “Es que hay que educar en la responsabilidad, porque en el futuro nosotros tendremos que organizar nuestra vida sin depender de que alguien nos controle para comportarnos como debemos”. Y quienes vivimos esa etapa creo que hoy agradecemos mucho que se nos diese esa posibilidad de “educarnos en la responsabilidad”. Porque es más fácil imponer una norma, o limitarse a obedecer, que esforzarse en hacer lo debido por convencimiento propio. Sigue leyendo


Homilía de Todos los Santos-A

La vida del mundo futuro

VER:

Al iniciar este curso pastoral, pensando en todo lo que hay que tener en cuenta por la pandemia, una agente de pastoral dijo: “La parte organizativa por el coronavirus absorbe de tal modo que al final todo el esfuerzo se centra en cómo hacer las cosas, y a los demás aspectos no se les presta casi atención”. Y vimos que tenía razón. Nos fijamos mucho, y hay que hacerlo, en cumplir la normativa vigente, pero no habría que descuidar el sentido, la razón por la que hacemos las cosas. Sigue leyendo