Parròquia Sant Vicent Màrtir de Benimàmet


5 citas de Santos para el regreso a clase

¡Es el regreso a clase! Este año, nada de propósitos insostenibles, nada de proyecciones imposibles que nos dejan decaídos y decepcionados unas semanas después.

No busquemos la perfección -Dios no quiso que fuéramos perfectos-, pero aceptemos un reto aún mayor: seamos nosotros mismos, como Dios quiso que fuéramos. Simplemente, plenamente nosotros mismos. Y vivamos con alegría nuestra vida tal y como es.

5 santos nos muestran que, aunque el camino hacia nosotros mismos no sea un camino hacia la perfección, ¡es en todo caso un camino hacia la santidad!

  • «Florece donde Dios te ponga». San Francisco de Sales nos recuerda que nuestro resplandor empieza donde estamos, al interior de nuestra vida cotidiana, en nuestro trabajo, en nuestra familia, en nuestra comunidad. No hay lugar correcto o incorrecto, si estás lleno de Dios.
  • «¡Sé quien Dios quiso que fueras y encenderás fuego al mundo!» Santa Catalina de Siena nos exhorta a aceptar lo que somos. Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, y ese plan -si estamos dispuestos a seguirlo- es de realización y felicidad.
  • «No hacemos grandes cosas, sino sólo cosas pequeñas con gran amor». Dejemos de presionarnos: la Madre Teresa nos invita a repensar nuestras acciones. El verdadero éxito no está en el acto en sí, sino en el amor que lo impulsa.
  • «Si insiste en caer a cualquier precio en la exageración, exagera siendo especialmente gentil, paciente, humilde y amable, entonces todo estará bien”. ¿Realmente necesitamos desafíos? San Felipe Néri nos aconseja, con humor, que los elijamos bien. Para no cansarnos ni cansar a los demás!
  • «No te canses con cosas que causan prisa, problemas y aflicción. Sólo es necesaria una cosa: elevar el espíritu y amar a Dios». Por último, el Padre Pio nos ayuda a revisar nuestras prioridades. La vida eterna no espera…

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


La Catedral de Santiago en Benimámet

EN LA INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN EN EL ANFITEATRO DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO EN MINIATURA DEL ARTISTA ANDRÉS GARCÍA.

Que ha elaborado la Catedral de Santiago por su vinculación con Santiago de Compostela y la ha dedicado a todos los que nos han dejado por el COVID.

Las palabras que pronuncié en la inauguración:

Bienaventuranzas del peregrino

  1. Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que el camino te abre los ojos a lo que no se ve.
  2. Bienaventurada eres, peregrina, si lo que más te preocupa no es llegar, sino llegar con las demás personas.
  3. Bienaventurado eres, peregrino, cuando contemplas el camino y lo descubres lleno de nombres y de amaneceres.
  4. Bienaventurada eres, peregrina, porque has descubierto que el camino comienza cuando se acaba.
  5. Bienaventurado eres, peregrino, si tu mochila se va vaciando de cosas y tu corazón no sabe dónde colgar tantas emociones.
  6. Bienaventurada eres, peregrina, si descubres que un paso atrás para ayudar a otro vale más que cien hacia adelante sin mirar a tu lado.
  7. Bienaventurado eres, peregrino, cuando te faltan palabras para agradecer todo lo que te sorprende en cada recodo del camino.
  8. Bienaventurada eres, peregrina, si buscas la verdad y haces de tu camino una vida y de tu vida un camino, en busca de quien es el Camino, la Verdad y la Vida.
  9. Bienaventurado eres, peregrino, si en el camino te encuentras contigo mismo y te regalas un tiempo sin prisas para no descuidar la imagen de tu corazón.
  10. Bienaventurada eres, peregrina, si descubres que el camino tiene mucho de silencio; y el silencio, de oración; y la oración, de encuentro con el Padre que te espera.

Fray Alejandro Fernández Barrajón (Mercedario)


Tres formas de meditación cristiana

El término meditación, en el vocabulario cristiano, puede tener varios significados: profundización en la Palabra de Dios, contemplación, silencio de corazón a corazón… En cualquier caso, se trata de un encuentro interior que nos permite escuchar a Dios, quien está presente en nosotros.

«El centro del alma es Dios», decía San Juan de la Cruz.

Para vivir este encuentro interior y escuchar a Aquel que sólo nos espera, los Padres del Desierto, los Doctores de la Iglesia y otros Santos nos han abierto caminos.

Con ellos, pongamos rumbo a este encuentro íntimo «con el que nos sabemos amados» (Santa Teresa de Ávila):

  • La Oración de Jesús, también llamada Oración del Corazón, forma parte de la tradición ortodoxa. Esta práctica, es principalmente una forma de enfocar la mente repitiendo una breve invocación a Jesús: «Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy pecador». Podemos repetir esta frase al ritmo de nuestra respiración para que ella misma, se convierta en un soplo (primera parte en la inhalación y final de la frase en la exhalación).
  • La oración en silencio o de recogimiento nos invita a entrar en nosotros mismos. Se trata de viajar a nuestro «castillo interior», como nos explicaba Santa Teresa de Ávila; no hay ningún protocolo o regla particular, sino una gran disposición interior para sentir la presencia amorosa de Dios en nuestro interior. Este abandono y desconexión de las exigencias externas requiere de paciencia y humildad. Santa Teresa nos tranquiliza: es normal que a veces, en ciertos días sea más difícil. ¡Lo importante es no desanimarse!
  • San Ignacio de Loyola, quien estuvo en cama durante muchos meses, desarrolló sus famosos ejercicios espirituales. Éstos nos sugieren que nos sumerjamos en episodios del Evangelio para visitarlos realmente. Más allá de la simple escucha de la Palabra de Dios, San Ignacio nos propone sentir y vivir este encuentro con Cristo en lo profundo de nuestro ser.

Sea cual sea el camino utilizado, la meditación cristiana nos invita a darle un espacio a Dios, a hacer silencio para finalmente dejarnos mirar, tocar y amar.

«Imponed el silencio incluso a mi oración, para que sea un impulso hacia Ti;

Haz que tu silencio descienda a lo más profundo de mi ser

¡y haz que este silencio se eleve hacia Ti como un tributo de amor! (San Juan de la Cruz)

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


María, te confío mi cuerpo

En nuestra sociedad, donde la relación con el cuerpo puede ser muy complicada, a menudo nos cuesta saber qué relación tener con él. A veces sólo vemos su función utilitaria, a veces sólo su dimensión estética. A su vez exigentes y negligentes, sólo nos satisface si cumple nuestros criterios y a menudo no escuchamos sus verdaderas necesidades.

Podemos aprovechar la fiesta de la Asunción para pedir a María que nos muestre la verdadera vocación de nuestro cuerpo.

En efecto, ¿quién mejor que la que acogió a Dios en su seno, que llevó a Cristo en su interior durante nueve meses, puede enseñarnos hasta qué punto nuestro cuerpo es un Templo? «¿No sabes que tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo? » San Pablo nos interpela en la primera carta a los Corintios. San Juan Pablo II -quien desarrolló la teología del cuerpo- añade: «Mirando [a María], el cristiano aprende a descubrir el valor de su propio cuerpo» (discurso del 9 de julio de 1997).

El 15 de agosto, fiesta de la Asunción para los católicos, fiesta de la dormición para los ortodoxos, se celebra la ascensión de María a la gloria. Esta fiesta nos recuerda que estamos llamados a ser redimidos en Jesucristo, en cuerpo y alma. María -por medio de su cuerpo glorificado- nos hace vivir la esperanza de la resurrección de los muertos, la resurrección de la carne, que mencionamos en el Credo.

A lo largo de su vida y con su subida al cielo, María nos muestra que el cuerpo humano es bello, es bueno, es sano (es santo). Que no es una simple herramienta, ni un baluarte contra la elevación espiritual, ni una imagen a modelar, sino la encarnación de nuestro ser, de la maravilla que Dios quiso al crearnos a cada uno de nosotros. «Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. Te alabo porque soy una criatura maravillosa» (Salmo 139, 13-14).

Confiemos nuestros cuerpos a María en esta fiesta de la Asunción:

-Podemos rezar a la Virgen de Lourdes por todos los que sufren en su cuerpo; ya sea el dolor físico, debido a la enfermedad, a la discapacidad, a la edad, … o el moral, debido a la forma de mirarse a sí mismos.

-Demos gracias a Dios por su amor, a la manera del Magnificat de María, ¡dejando que nuestros cuerpos exulten!

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


¡(Re) descubrir y maravillarse!

¡Es verano! Quizás sean también las vacaciones, quizás no, pero, en cualquier caso, ¡en esta época apetece vivir lo imprevisto, irse a la aventura! Apetece escapar un poco de lo cotidiano, de nuestras costumbres, y dejarnos llevar hacia otros paisajes.

Entonces, este verano, abramos de par en par nuestro corazón para dejar que la Vida entre por oleadas y poco importa (¿o mucho?) si echa por tierra algunos de nuestros castillos de arena.

Vivamos aventuras, crucemos diluvios y desiertos, dejémonos encandilar por mujeres hermosas y hombres valientes, cantemos con los reyes y descubramos territorios nuevos (re)leyendo la Biblia. Con sus 66 libros, ¡hallamos nuestra lectura de verano!

¡Partamos al encuentro del Otro, como partiríamos a descubrir una tierra ignota! Puede ser nuestra esposa, nuestro marido, nuestro hijo, nuestro vecino o compañero de trabajo. Mirémoslo con ojos nuevos y descubrámoslo como maravilla amada por Dios. ¿Cuáles son sus sueños? ¿Qué canción le emociona hasta lo más profundo? ¿Qué olor le lleva de vuelta a la infancia?

Zambullámonos en la naturaleza en plena expansión en esta época y, como San Francisco de Asís, en el cántico de las criaturas, ¡maravillémonos! Disfrutemos de momentos de contemplación y admiremos la belleza, la generosidad, la diversidad, la fragilidad y la fuerza de la Creación.

A través de la Palabra de Dios, a través de los demás, a través de la naturaleza, exploremos las profundidades de nuestro corazón. Sintamos, vibremos, emocionémonos, y ofrezcamos esos ramos de emociones a Dios. ¿Y por qué no bajo forma de poemas, como Santa Teresa? A fin de cuentas, es verano: ¡es el momento de probar!

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


Voluntades anticipadas

El Arzobispado de Valencia ofrece desde este fin de semana, coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley de Eutanasia, el modelo del Documento de Voluntades Anticipadas, también llamado “testamento vital”, para que los ciudadanos, y no solamente los católicos, puedan plantear cómo quieren que sean sus últimos días en términos sanitarios.

Así, desde el Arzobispado “invitamos a todos a rellenar y presentar este documento en los puntos de registro de la Conselleria de Sanidad”, tratándose del mismo modelo oficial de la Generalitat  Valenciana, con las adaptaciones propuestas por el Arzobispado de Valencia y conforme a las instrucciones de la Conferencia Episcopal Española, de tal modo que se cumplen todas las prescripciones legales a la vez que se siguen las orientaciones expresadas por la Iglesia, según el delegado episcopal de la Pastoral de Enfermos y Mayores, Luis Sánchez.

La Conferencia Episcopal Española invita a firmar el Documento de Voluntades Anticipadas, que es la expresión escrita de la voluntad de un paciente sobre los tratamientos médicos que desea recibir, o no está dispuesto a aceptar, en la fase final de su vida. El testamento vital también especifica que se administren los tratamientos adecuados para paliar los sufrimientos, pero que no se aplique la eutanasia. Además, se solicita una atención espiritual.

DESCARGAR  Informacion-Voluntades-Anticipadas

Descargar DOCUMENTO VOLUNTADES ANTICIPADAS


XVII Asamblea Parroquial

XVII ASAMBLEA FIN DE CICLO PASTORAL

Proyecto Pastoral 2020-2021

“La Parroquia es c@sa de tod@s, en sinodalidad:

caminando unidos”