Parròquia Sant Vicent Màrtir de Benimàmet


Homilía XXI del TO-C

 

Aceptar la corrección

21 TO-C

Descargar homilía

VER:

Una persona se quejaba: “Hemos estado de vacaciones en un hotel. Las instalaciones muy bien, pero muchos niños corrían y gritaban sin control por el comedor y otras zonas, hacían el bruto en la piscina… Mientras tanto, los padres y madres repantigados en la tumbona sin decirles nada, y cuando alguien llamó la atención a los críos, entonces se pusieron como furias diciéndole que no era nadie para corregir a sus hijos”. Seguro que hemos sufrido situaciones similares en diferentes ámbitos. Muchos padres y madres dejan que sus hijos se comporten como quieran, aunque estén molestando a otras personas; unas veces lo hacen porque los mismos padres y madres carecen de educación; otras veces porque les resulta más cómodo no decirles nada, y otras veces se justifican diciendo que “son niños, no hay que reprimirles”, pensando que eso es mejor para ellos. Sigue leyendo

Anuncios


Homilía XX del TO-C

Pirómanos

20 TO-C

Descargar homilía

VER:

En pleno verano, lamentablemente, solemos sufrir el azote de los incendios forestales. La mayoría de las veces estos incendios no se deben a causas naturales, sino a la acción humana, unas veces por inconsciencia o descuido, y otras por la acción de pirómanos, esas personas que sufren un trastorno que les lleva a provocar incendios. Lógicamente, solemos atribuir un sentido destructivo a todo lo que tiene que ver con incendios, pero el fuego ha tenido a lo largo de la historia también un sentido purificador, como en el caso de los rituales de la noche de San Juan o las Fallas de Valencia, como un modo seguro de eliminar lo negativo, lo malo, lo viejo, lo inservible… para dar paso a algo nuevo y mejor. Sigue leyendo


Homilía Asunción de la Virgen-C

Dogma de fe

Asunción 2

 Descargar homilía

VER:

Hace años, un profesor pidió a un alumno que solucionase un problema matemático. El alumno iba repitiendo las fórmulas que había aplicado para resolverlo, pero cuando el profesor le indicó que explicase por qué se utilizaban esas fórmulas y no otras, el alumno respondió: “No lo sé, es «dogma de fe»”. No sabía por qué había que utilizarlas, pero las aplicaba y resolvía el problema. La palabra “dogma” suele utilizarse con un cierto sentido negativo, ya que se identifica con algo inamovible e incuestionable que se ha de aceptar “por obligación” aunque no se entienda. Sigue leyendo


Homilía XIX del TO-C

Va a venir

19 TO-C

Descargar homilía

VER:

Para la celebración en Valencia del Décimo Aniversario de Acción Católica General, invitamos al Sr. Arzobispo. Cuando nos confirmaron que vendría a la celebración, los preparativos adquirieron un carácter diferente, puesto que ahora teníamos la certeza de que iba a venir y había cosas que dependían de su presencia o no para hacerse. También en nuestra vida ordinaria, si sabemos que alguien va a venir a nuestra casa, procuramos preparar las cosas en función de esa persona: no es lo mismo que venga un familiar directo que uno lejano; no es lo mismo una persona anciana que una joven… En función de quien viene hacemos los preparativos para recibirle del mejor modo posible. Sigue leyendo


Homilía XVIII del TO-C

La Gran Esperanza

18 TO-C

 Descargar homilía

VER:

Tras celebrar un funeral, la viuda del difunto exclamó: “Esta vida es un engaño”. No es que este matrimonio hubiera tenido una vida especialmente difícil: eran gente trabajadora y la suya fue una vida “normal”, con sus etapas buenas y malas, como la de tantos; durante su juventud tuvieron contacto con su parroquia, pero luego se apartaron; habían criado bien a sus hijos, habían visto nacer varios nietos y compartieron su vida hasta la ancianidad… pero la viuda sentía que todo eso no era suficiente. Es una experiencia que, sobre todo en la edad adulta, podemos tener: todo lo que parece llenar nuestra vida, todo lo que nos ocupa y preocupa, en un momento de crisis, o simplemente cuando nos detenemos a reflexionar, nos parece “poca cosa”. No es que despreciemos lo que tenemos, es que sentimos que no nos llena, que necesitamos “algo más”. Sigue leyendo


Homilía del XVII del TO-C

Qué pocos quedan…

17 TO-C

Descargar homilía

VER:

En una comunidad de vecinos pusieron un cartel recordando la normativa contra la contaminación acústica, debido a las molestias causadas por unos vecinos. Se están multiplicando las quejas respecto a bicicletas y patinetes eléctricos circulando por las aceras, a pesar de lo indicado en las ordenanzas de circulación y movilidad. En el transporte público, también es muy común que los asientos reservados para personas mayores, mujeres embarazadas, etc., estén ocupados por quienes no tienen ninguna dificultad, y no los cedan. En general, se percibe que lo que hasta hace unos años se conocía como “urbanidad y buenos modales” ha desaparecido y la gente “va a la suya y hace lo que quiere”, sin tener en cuenta a los demás, hasta el punto que, cuando alguien se comporta con educación, llama la atención y pensamos: “Qué pocos quedan así…”. Sigue leyendo


Homilía del XVI del TO-C

Objetivo a largo plazo

16 TO-C

 Descargar homilía

VER:

Las personas, a medida que vamos creciendo, necesitamos marcarnos objetivos. El objetivo es el fin que se desea lograr o la meta que se pretende alcanzar, y en función de su objetivo, la persona va tomando unas decisiones u otras. Hay objetivos a corto plazo, con un fin más o menos inmediato, y hay otros a largo plazo, que necesitan más tiempo para alcanzarse. Sean del tipo que sean, ésta es una tarea que nunca deberíamos abandonar: una persona sin objetivos es una persona sin motivación que va cayendo en la rutina y en la apatía. Los objetivos constituyen el “para qué” de nuestra vida, lo que nos da orientación y sentido. Sigue leyendo


Homilía del XV del TO-C

¿Ya me lo sé?

15 TO-C

Descargar homilía

VER:

En la formación que llevamos a cabo en Acción Católica General siempre decimos que hay que acercarse a los textos bíblicos como si fuera la primera vez que los leemos o escuchamos, porque (sobre todo con los pasajes más conocidos) corremos el peligro de pensar: “Ya me lo sé”, y no profundizar en ese texto, quedándonos normalmente con la interpretación más directa o habitual, la que primero nos sale, “la de siempre”, sin extraer nuevos contenidos y significados de la Palabra. Sigue leyendo


Homilía XIV del TO-C

Somos pocos

14 TO-C

 Descargar homilía

VER:

Todos hemos tenido esta experiencia: la diferencia a la hora de preparar algo, si se hace solo o se hace entre varias personas. Es la diferencia entre emplear más o menos tiempo, y también en sentir más o menos cansancio y agobio. Y otra experiencia es que, cuando la tarea es compartida, el tiempo mismo de la preparación ya resulta gratificante, a pesar del trabajo que conlleva, por el simple hecho de estar preparándolo juntos, compartiendo tareas y responsabilidades. Sigue leyendo


Homilía del Corpus

 “SOMOS LO QUE COMEMOS”

- 20190630-Corpus 12

 Descargar homilía

Muchas veces hemos escuchado la frase: “Somos lo que comemos”. Hace unos años, escuchábamos que algunas personas se habían hecho vegetarianas. Si vemos la definición en el diccionario nos dice: “Régimen alimenticio basado principalmente en el consumo de productos vegetales, pero que admite el uso de productos del animal vivo, como los huevos, la leche, etc”. Y también 2. m. “Doctrina y práctica de los vegetarianos”.

Pero actualmente escuchamos que muchos se han hecho veganos El veganismo es: “Actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal”.

Como vemos, la alimentación se ha convertido en una doctrina, en una práctica, en una actitud. Todo un estilo de vida. Nos dicen algún artículo al respecto: “Lo que comemos es salud integral; salud en la dimensión física, mental, emocional y espiritual”, “Lo que comemos es vida, es energía y nutrientes para poder vivir”, “Lo que comemos es compromiso, concienciación, responsabilidad individual y colectiva”. Por tanto, la expresión “SOMOS LO QUE COMEMOS” encierra todo un lema de vida.

Y si lo que comemos nos alimenta, trasforma nuestra vida, nuestro cuerpo, y se convierte es todo un estilo de vida, nosotros como Cristianos, también tenemos que preguntarnos si “somos lo que comemos”, si se nos nota que recibos el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Nuestro alimento es la Eucaristía, pero si en nuestra vida no se nos nota lo que comemos, ¿qué somos? Hemos de reconocer que muchas veces ni nos acercamos asiduamente a celebrar la Eucaristía dominical, y como mucho lo hacemos por compromiso, en bodas, funerales, Primeras Comuniones… Entonces, ¿cómo vamos a ser lo que comemos?

Si la alimentación refleja el estilo de vida que queremos llevar, la Eucaristía lo es mucho más. Como escribió el Papa Benedicto XVI en “Sacramentum caritatis”, es un Misterio que se ha de creer, que se ha de celebrar, que se ha de vivir. Y si no nos alimentamos de la Eucaristía con esta intención, hacemos bien en no comulgar por no estar preparados, porque como nos dice San Justino: “A nadie le es lícito participar de la Eucaristía si no cree que son verdad las cosas que enseñamos y no se ha purificado en aquel baño que da la remisión de los pecados y la regeneración, y no vive como Cristo nos enseñó”.

No olvidemos que es Jesús mismo quien nos dice: “Tomad, comed, esto en mi Cuerpo. Tomad, bebed, esta es mi Sangre”, para que recibiéndolo, nos transformemos en Él mismo, y con Él, por Él y en Él podamos construir su Reino. Para que hagamos de la Eucaristía todo un estilo de vida, para que nuestra doctrina, nuestra práctica, nuestra actitud en la vida sea Jesucristo mismo. Para que “seamos lo que comemos”, pan partido, repartido y compartido para la vida del mundo.