Parròquia Sant Vicent Màrtir de Benimàmet


Homilía XXII del TO-B

Ser limpios

VER:

Una de las recomendaciones que se dieron desde el principio de la pandemia fue la necesidad de la higiene de manos, y entonces nos dimos cuenta de cuántas cosas tocamos habitualmente, sin darnos cuenta, y que pueden ser una fuente de contagio no sólo del coronavirus, sino de otros gérmenes nocivos. Incluso ahora, sabiendo que la principal vía de transmisión es por los aerosoles, la higiene de manos sigue siendo necesaria, y por eso se ha hecho habitual llevar con nosotros una botellita con gel hidroalcohólico para utilizarla regularmente. Pero además limpiarnos con el gel, la mejor prevención es tener hábitos saludables, “ser limpios”, para evitar el contagio. Como dice un refrán: “No es más limpio el que más se limpia, sino el que menos se ensucia”. Sigue leyendo


Homilía XXI del TO-B

¿También vosotros queréis marcharos?

VER:

Una de las pocas cosas positivas que ha traído la pandemia ha sido recordarnos algo que muchos habían olvidado o ni siquiera se habían detenido a pensar en ello: que todo en este mundo, incluidos los seres humanos, somos caducos. Más aún: además de caducos, somos muy frágiles, tanto las personas como las estructuras que hacen posible nuestra vida, que nos parecían muy sólidas y permanentes pero que se han ido derrumbando como fichas de dominó. Y esto nos afecta profundamente, porque nos hemos dado cuenta de que en realidad no hay nada estable, que no hay ningún lugar donde podernos sentir seguros y a salvo. Intentamos superar este sentimiento de inseguridad y angustia con distracciones, consumismo, actividades variadas… pero el sentimiento nunca desaparece del todo, al contrario, lo volvemos a sentir incluso agudizado. Sigue leyendo


Tres formas de meditación cristiana

El término meditación, en el vocabulario cristiano, puede tener varios significados: profundización en la Palabra de Dios, contemplación, silencio de corazón a corazón… En cualquier caso, se trata de un encuentro interior que nos permite escuchar a Dios, quien está presente en nosotros.

“El centro del alma es Dios”, decía San Juan de la Cruz.

Para vivir este encuentro interior y escuchar a Aquel que sólo nos espera, los Padres del Desierto, los Doctores de la Iglesia y otros Santos nos han abierto caminos.

Con ellos, pongamos rumbo a este encuentro íntimo “con el que nos sabemos amados” (Santa Teresa de Ávila):

  • La Oración de Jesús, también llamada Oración del Corazón, forma parte de la tradición ortodoxa. Esta práctica, es principalmente una forma de enfocar la mente repitiendo una breve invocación a Jesús: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí que soy pecador”. Podemos repetir esta frase al ritmo de nuestra respiración para que ella misma, se convierta en un soplo (primera parte en la inhalación y final de la frase en la exhalación).
  • La oración en silencio o de recogimiento nos invita a entrar en nosotros mismos. Se trata de viajar a nuestro “castillo interior”, como nos explicaba Santa Teresa de Ávila; no hay ningún protocolo o regla particular, sino una gran disposición interior para sentir la presencia amorosa de Dios en nuestro interior. Este abandono y desconexión de las exigencias externas requiere de paciencia y humildad. Santa Teresa nos tranquiliza: es normal que a veces, en ciertos días sea más difícil. ¡Lo importante es no desanimarse!
  • San Ignacio de Loyola, quien estuvo en cama durante muchos meses, desarrolló sus famosos ejercicios espirituales. Éstos nos sugieren que nos sumerjamos en episodios del Evangelio para visitarlos realmente. Más allá de la simple escucha de la Palabra de Dios, San Ignacio nos propone sentir y vivir este encuentro con Cristo en lo profundo de nuestro ser.

Sea cual sea el camino utilizado, la meditación cristiana nos invita a darle un espacio a Dios, a hacer silencio para finalmente dejarnos mirar, tocar y amar.

“Imponed el silencio incluso a mi oración, para que sea un impulso hacia Ti;

Haz que tu silencio descienda a lo más profundo de mi ser

¡y haz que este silencio se eleve hacia Ti como un tributo de amor! (San Juan de la Cruz)

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


Homilía Asunción de la Virgen-B

No es algo accesorio

VER:

El Tema 33 del Itinerario de Formación Cristiana para Adultos “Ser cristianos en el corazón del mundo” lleva por título: “La Virgen María en el misterio de Cristo”. Al reflexionar este tema en un Equipo de Vida, y hablando de los dogmas marianos, uno de los miembros del Equipo dijo que “aunque no se hubiese definido ese dogma, eso no habría afectado a mi fe”. A muchas personas los diferentes dogmas que la Iglesia ha definido les parecen algo superfluo, accesorio, una serie de elucubraciones teológicas que están muy bien pero que, en el fondo, no aportan nada nuevo a la fe. Sigue leyendo


María, te confío mi cuerpo

En nuestra sociedad, donde la relación con el cuerpo puede ser muy complicada, a menudo nos cuesta saber qué relación tener con él. A veces sólo vemos su función utilitaria, a veces sólo su dimensión estética. A su vez exigentes y negligentes, sólo nos satisface si cumple nuestros criterios y a menudo no escuchamos sus verdaderas necesidades.

Podemos aprovechar la fiesta de la Asunción para pedir a María que nos muestre la verdadera vocación de nuestro cuerpo.

En efecto, ¿quién mejor que la que acogió a Dios en su seno, que llevó a Cristo en su interior durante nueve meses, puede enseñarnos hasta qué punto nuestro cuerpo es un Templo? “¿No sabes que tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo? San Pablo nos interpela en la primera carta a los Corintios. San Juan Pablo II -quien desarrolló la teología del cuerpo- añade: “Mirando [a María], el cristiano aprende a descubrir el valor de su propio cuerpo” (discurso del 9 de julio de 1997).

El 15 de agosto, fiesta de la Asunción para los católicos, fiesta de la dormición para los ortodoxos, se celebra la ascensión de María a la gloria. Esta fiesta nos recuerda que estamos llamados a ser redimidos en Jesucristo, en cuerpo y alma. María -por medio de su cuerpo glorificado- nos hace vivir la esperanza de la resurrección de los muertos, la resurrección de la carne, que mencionamos en el Credo.

A lo largo de su vida y con su subida al cielo, María nos muestra que el cuerpo humano es bello, es bueno, es sano (es santo). Que no es una simple herramienta, ni un baluarte contra la elevación espiritual, ni una imagen a modelar, sino la encarnación de nuestro ser, de la maravilla que Dios quiso al crearnos a cada uno de nosotros. “Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. Te alabo porque soy una criatura maravillosa” (Salmo 139, 13-14).

Confiemos nuestros cuerpos a María en esta fiesta de la Asunción:

-Podemos rezar a la Virgen de Lourdes por todos los que sufren en su cuerpo; ya sea el dolor físico, debido a la enfermedad, a la discapacidad, a la edad, … o el moral, debido a la forma de mirarse a sí mismos.

-Demos gracias a Dios por su amor, a la manera del Magnificat de María, ¡dejando que nuestros cuerpos exulten!

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


Homilía XIX del TO-B

Si no fuera por eso…

VER:

En situaciones de crisis, ya sea personal, familiar, afectiva… experimentamos el deseo de romper definitivamente con algo o con alguien, porque sentimos que ya no tiene solución y que es inútil mantener dicha situación. Pero encontramos algo que nos impide tirarlo todo por la borda, algo con suficiente peso como para impedirnos dar ese paso definitivo, y pensamos: “Si no fuera por eso…” Y “eso”, a menudo, es una sola razón, pero es lo que nos mantiene y evita la ruptura. Sigue leyendo


Homilía del XVIII del TO-B

No esperemos el maná

VER:

Comentando la situación de una persona en una situación económica precaria, alguien dijo: “Es que tampoco se mueve a buscar salida. Se pasa los días esperando el maná”. El maná, como hemos escuchado en la 1ª lectura, era un polvo parecido a la escarcha que Dios envió para alimentar a su pueblo en el desierto. Y la expresión “esperar el maná” se utiliza para significar algo que se recibe sin realizar ningún esfuerzo. De ahí que se suela usar para hablar de las personas, y también entidades, que, en vez de esforzarse en buscar recursos para lograr sus objetivos, se pasan el tiempo esperando prestaciones, subsidios, ayudas, subvenciones… que les solucionen la vida. Sigue leyendo


Homilía del Apóstol Santiago

Peregrinación interior

VER:

Este año, la Solemnidad de Santiago, Apóstol, patrón de España, coincide con un domingo, es Año Santo Jacobeo, por lo que la Eucaristía toma los textos de esta solemnidad. Cuando hablamos del Apóstol Santiago, inmediatamente nos viene a la mente el camino de Santiago, los peregrinos… Pero en quien debemos poner hoy nuestra mirada es en él, Santiago, hijo de Zebedeo y hermano de Juan, el evangelista. Junto con Pedro y Juan, Santiago fue testigo de la transfiguración y de la agonía del Señor en Getsemaní. Según una tradición, vino a España a predicar el Evangelio hasta el fin del mundo conocido (Finis terrae). Como hemos escuchado en la 1ª lectura, murió decapitado por el rey Herodes y, también según diferentes tradiciones, sus restos mortales se encuentran en Santiago de Compostela, convirtiéndose pronto su sepulcro en un lugar de peregrinación. Sigue leyendo


¡(Re) descubrir y maravillarse!

¡Es verano! Quizás sean también las vacaciones, quizás no, pero, en cualquier caso, ¡en esta época apetece vivir lo imprevisto, irse a la aventura! Apetece escapar un poco de lo cotidiano, de nuestras costumbres, y dejarnos llevar hacia otros paisajes.

Entonces, este verano, abramos de par en par nuestro corazón para dejar que la Vida entre por oleadas y poco importa (¿o mucho?) si echa por tierra algunos de nuestros castillos de arena.

Vivamos aventuras, crucemos diluvios y desiertos, dejémonos encandilar por mujeres hermosas y hombres valientes, cantemos con los reyes y descubramos territorios nuevos (re)leyendo la Biblia. Con sus 66 libros, ¡hallamos nuestra lectura de verano!

¡Partamos al encuentro del Otro, como partiríamos a descubrir una tierra ignota! Puede ser nuestra esposa, nuestro marido, nuestro hijo, nuestro vecino o compañero de trabajo. Mirémoslo con ojos nuevos y descubrámoslo como maravilla amada por Dios. ¿Cuáles son sus sueños? ¿Qué canción le emociona hasta lo más profundo? ¿Qué olor le lleva de vuelta a la infancia?

Zambullámonos en la naturaleza en plena expansión en esta época y, como San Francisco de Asís, en el cántico de las criaturas, ¡maravillémonos! Disfrutemos de momentos de contemplación y admiremos la belleza, la generosidad, la diversidad, la fragilidad y la fuerza de la Creación.

A través de la Palabra de Dios, a través de los demás, a través de la naturaleza, exploremos las profundidades de nuestro corazón. Sintamos, vibremos, emocionémonos, y ofrezcamos esos ramos de emociones a Dios. ¿Y por qué no bajo forma de poemas, como Santa Teresa? A fin de cuentas, es verano: ¡es el momento de probar!

Reflexión de LA RED SOCIAL DE ORACIÓN Hozana


Homilía del XVI del TO-B

Con calma, con Jesús

VER:

A principios de junio, para preparar el próximo Congreso Diocesano de Laicos, en Valencia, llegó a las parroquias y Movimientos un documento de reflexión, con unas preguntas, cuyas respuestas había que enviar las respuestas antes del 30 de junio. Diversas circunstancias motivaron que este documento no se pudiera enviar antes y hubo voces, tanto de curas como de laicos, que protestaron porque estas fechas no eran adecuadas para pedir esta reflexión, más aún después de todo lo vivido este año, puesto que muchas personas ya habían tomado sus vacaciones y resultaba difícil reunirse para hacer el trabajo solicitado. Por eso, en la carta que acompañaba este documento se pedía que no se dejase de lado, indicando: “Es verdad que estamos a final de curso y el cansancio nos afecta, pero solo se trata de una sencilla tarea que es muy valiosa para los contenidos y celebración del Congreso”. Sigue leyendo